Algo característico del 31 de diciembre es que esperamos esta fecha todo el año, pues marca el cierre de un periodo y el inicio de otro. Mientras pensábamos acerca de qué escribir en este blog recordamos todos esos agüeros que trae la Nochevieja: Comer 12 uvas a la media noche, llevar lentejas en los bolsillos, tirar una copa de cristal estando de espaldas y hasta dar la vuelta a la manzana con una maleta, entonces se nos ocurrió pensar en los agüeros para tener un nuevo año con Doñarepa.

No creas que al hablar de agüeros vamos a sugerirte usar un collar de arepas mientras le das la vuelta a la manzana, ni cosas de ese tipo. Lo que te vamos a contar son pequeños trucos que le darán nuestro toque a tu 31 de diciembre. ¡Continúa leyendo si quieres conocerlos!

 

¿Estás en la búsqueda de una mejor suerte?

Intenta llenando tus bolsillos de maíz antes de la media noche. Los muiscas lo consideraban un regalo de los dioses, y en muchas culturas se cree que trae abundancia. Entonces, ¿por qué no lo intentas? Estamos seguros que este nutritivo y delicioso ingrediente te dará esa “patadita de la buena suerte” que deseas para el próximo año.

 

Empieza el día con mucha energía

Si quieres que el 2019 tenga mucho sabor, te recomendamos empezar el día con mucha energía y vitalidad. ¿Cómo? La solución está en desayunar con una deliciosa arepa, sin importar si es con queso, de choclo, de huevo o con cualquiera de los diferentes rellenos de los que ya te hemos contado antes y que podrás volver a consultar aquí. Es importante incluir maíz en tu desayuno, pues además de saciar tu hambre y otorgar pocas calorías, está lleno de nutrientes esenciales que necesitas.

 

Paquete de la abundancia

Por último, y para terminar esta edición tan festiva de nuestro blog, prueba hacer el famoso “paquete de la abundancia” un pequeño objeto que debe guardarse todo el año si se busca prosperidad y que contiene diferentes alimentos como maíz, café, lentejas, azúcar y sal.

 

Hasta el fin de año puede ser diferente con Doñarepa. Anímate a poner nuestros agüeros en práctica, pero nunca olvides que tu felicidad, amor, suerte y prosperidad dependen únicamente de ti.

 

¡Felices fiestas!